Curso de Instructores del Método Billings

Soliloquio de Segismundo

Nuestra amiga Graciela Ruiz Avila, nos ha enviado esta oportuna adaptación del monólogo de Segismundo durante el I Acto de "La Vida es Sueño".







Soliloquio de Segismundo de Pedro Calderón de la Barca
(Adaptación)


¡Ay mísero de mí, y ay, infelice!

Apurar, cielos, pretendo,
ya que me tratáis así;
qué delito cometí
contra vosotros existiendo;
aunque si fui concebido, ya entiendo
qué delito he cometido.

Bastante causa ha tenido
vuestra justicia y rigor;
pues el delito mayor
del hombre es haber sido concebido.

Sólo quisiera saber
para apurar mis desvelos
(dejando a una parte, cielos,
el delito de existir),
qué más os pude ofender
para castigarme más.

¿No fueron concebidos los demás?

Pues si los demás fueron concebidos,
¿qué privilegios tuvieron
qué yo no gocé jamás?

¿Qué ley, justicia o razón,
negar a los hombres sabe
el privilegio de nacer,
excepción tan principal,
que Dios le ha dado a un cristal,
a un pez, a un bruto y a un ave?

2 comentarios:

Anónimo dijo...

me ha gusta do mucho el poema del soliloquio de segismundo vamos que me a encantado mucho.

Fabiela Meneghini dijo...

¡Sí que es bonito y apropiado!
Muchas gracias por tu comentario.